Registro Propiedad Intelectual POEMAS N° 256.670.-





Si te gusta este blog dale un + al botón naranja

Google+ Followers

Seguidores BLOGGER

martes, 5 de febrero de 2013

Lunática



Hace tiempo, en el tiempo del oído, había una presencia reunida con monstruos varios y entre todos recreaban leyendas y juegos que por lo general terminaban abruptamente.
Por las noches y en la almohada se alojaban las claves de un mundo mutante, era una constante de color y emociones , giros y acciones que podían desmantelarse ante cualquier alerta .
Cada cabalgar , cada vuelo, cada nado, cada tropiezo era visto en 180° y analizado en diferentes matices que su mente podía dibujar, era tan feliz , tan libre , tan natural que eso le hacía viajar por escenarios increíbles, y aún más, se mimetizaba con cada uno de los personajes que iban asomando desde su inagotable tintero mágico.
Lunática y rara  a veces le decían  porque  de noche protagonizaba historias infinitas como las luces sidéreas y hasta en ese  titilar cósmico , era capaz de proyectar un mensaje de plata con la estela de una palabra susurrada.
Su vestido no tenía más bolsillos que el que guardaba un secreto y como tal iba por dentro , nadie lo notaba,  creció como crecen las ramas de los árboles y se hizo árbol después , con su propia semilla y raíz hundida en la tierra maternal y supo lo que era caminar bajo el sol de los días con sus alas recogidas y su cabello amoldado , y la vida y la rutina  le preparó un destino con sus lazos progresivos a veces más reprimidos que liberadores, y supo que su mundo debía de guardarlo en aquel viejo bolsillo especial por muchos años, tantos que ahora  su   manantial lleno de malezas toscas se halla, sus fuerzas no son las de antes si hasta su confidente almohada es sinónimo de sordera , tiempo de oídos que se cierra .

Mente y alma en un bizarro cuadro se entrelazan en un espacio  opaco , sujetando a tientas lo que una vez afloró vibrante.

Lichazul © Elisa

9 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Un mundo hecho a su medida sin ninguna duda.
Me ha gustado eso del "tiempo del oído". Implica escucha, alerta, estar pendiente de lo de alrededor.

También me ha gustado la cabecera que has puesto al blog. Usada la palabra "panteón" en su sentido etimológico inicial, es hermosa ciertamente.

Un abrazo y buena semana, Elisa.

Lucrecia Borgia dijo...

La principal diferencia entre una lunática y un genio, es que el segundo ya ha conseguido convencer a los demás de que no está loco.

abrazo

Rafael dijo...

Es posible que fuera lunática y rara, pero era ella y trataba de ser ella, a pesar de todo.
Un abrazo en la noche.

Mavi en blanco dijo...

Es bueno renovar y renovarse.
Me gusta esta nueva ventana con un nombre para pensar.
Interesante el giro de tu poesía.

un abrazo Elisa

TriniReina dijo...

A veces así nos sentimos: lunáticas. Sólo que en ocasiones es para bien y en otras es para acabar ansiando el abismo.

Qué quieres que te diga? yo prefiero la luna a la cuerda:)

besos

Lichazul dijo...

Muchas gracias !!!

abrazos a todos , ya andaré por sus espacios

besitos

asidonia dijo...

¡¡Me encanta!! ¡¡Solicito permiso para leerlo en mi programa de astronomía previa mención de la autora claro está!! :D

Lyliam dijo...

Aaaaaaa, magia leerte Eli!!
El tiempo del oído, el tiempo del hablar y de ser escuchado, de contagiar todo el temor con las palabras o transmitir sensaciones en vivo y en directo. Tiempo de las canciones que pasaban de generación en generación, de ver al otro emocionarse, ser feliz. Tiempo del oído. Mis aplausos poeta, siempre admirando tu forma de escribir.

Ricardo Gonzalez dijo...

Es lunatica, soñadora, imaginaria con ganas de una vida en colores y ser el centro para poder expresar. Felicitaciones por tal logrado texto. Abrazos.

mis poemas en otras páginas


Abrir nueva pestaña

talleristas maipú

Abrir nueva pestaña

Geo & Feedjit

=============