Registro Propiedad Intelectual POEMAS N° 256.670.-





Si te gusta este blog dale un + al botón naranja

Google+ Followers

Seguidores BLOGGER

domingo, 3 de febrero de 2013

Singular




Razones y verdad no siempre me asoman
más bien ellas se dificultan en la paradoja de esta libertad
y la resulta es la conducta de un ermitaño cangrejo
que bucea en su propio interior escarbando minerales.

Cuantos pesares conforman la caparazón
cuantos deseos infortunados
son todo el proceso y el reflejo de un ir y volver
un recorrer (se) y saber(se)... solitario.

En mi fondo y en mi arenal encuentro promesas decantadas
como una especie de barcas fantasmas
meciéndose  al vaivén del destino
con un filo que hiere sutilmente.

No tengo noches iridiscentes
lo abisal apenas puede imaginarse
con estas antenas de corto entendimiento
soy un crustáceo arando la fosa silenciosa.

Cuando llega el tiempo de cambiar
cuando el crecer me lo manda
giro sobre mi dolor de antaño
abro la  coraza e  indefenso  me entrego.

Ermitaño y enamorado
un singular en la manada
al que no siempre  lograrás reconocer.


Lichazul © Elisa

17 comentarios:

pluvisca dijo...

Hay que observar atentamente..y al que l ebrillen los ojos...ese es...

besos

VivianS dijo...

Qué bonito “un singular en la manada”
A veces la caparazón nos aprisiona por el peso, pero con el tiempo comprendemos que es necesaria (O quedaríamos desnudos a merced de las tempestades)
Besos Elisa

Rafael dijo...

"...Cuando llega el tiempo de cambiar... giro sobre mi dolor de antaño, abro la coraza e indefenso me entrego..."
¿Qué más se puede decir...?
Un abrazo y feliz domingo Elisa.

Lapislazuli dijo...

Hola Elisa, visitando y siguiendo tu nuevo espacio
Si llega el tiempo del cambio sera el momento
Palabras que invitan a la reflexion
Abrazo

TORO SALVAJE dijo...

Para singular yo.
Singular, impar y oculto.
Lejos de todo y de todos.
Hasta el fin.

Besos.

Susana Jiménez dijo...

Cuando llega el tiempo, el momento exacto en que sentimos que debemos detenernos para un cambio, solo debemos recordar que soltando lo viejo es cómo podemos comenzar realmente. No importa que tan singular seamos, la idea es aceptarnos, sabemos que es más fácil aceptar lo bello, pero el esfuerzo por aceptar aquello que no parece perfecto, es lo que nos da mayor hermosura y sensibilidad. Únicos en medio de la manada.
Sigo extasiada leyéndote.
Un gran abrazo

Alfonso Saborido dijo...

¡¡Cuando el crecer me lo manda!! Qué maravilloso es ser consciente de que estamos madurando, creciendo, subiendo, mejorando!
Aquí estoy de nuevo para seguir tus pasos, y crecer con todo lo que aprendo en tus poemas! abrazos helados desde el norte!!!!

Lichazul dijo...

muchas gracias por seguirme en este rincón incierto

besos a los que les gustan los besos y abrazos para los que les gustan los abrazos y namasté para quienes prefieren la distancia

:D

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bueno, aquí estoy tras de tu nuevo blog, ensalmado de tus metáforas, que evaden la obviedad, como cuando traes el símil del crustáceo, hecho para lo abisal. Aquí está lo existencial, siempre tan marcado en tus versos, pues por algo tu libre pensamiento y esa descreencia que comparto, y permite la virtud de ser uno.
UN abrazo desde estos soles del nuevo año. Carlos.

Lichazul dijo...

muchas gracias Carlos por venir y dejarme tu opinión y buenas vibras

abrazos

Rosa Mª Villalta dijo...

Te felicito Lichazul por la forma tan hermosa que tienes de expresarte. Me gusta mucho tu escrito.
Besos. Rosa.

aris dijo...

Esta nueva andadura me gusta .. pero sigues plasmando sentimientos que traspasan y calan.. Gracias

Sonoros y dulces besos

Lichazul dijo...

Rosa
Aris

Muchas gracias a ustedes por estar en este nuevo blog

abrazos grandes

Jerónimo dijo...

Todos tenemos algo de cangrejo ermitaño,todos buceamos a menudo entre los sedimentos que nos dejó el destino.

Abrazo y feliz semana,Elisa.

MAJECARMU dijo...

Elisa,nos dejas una metáfora preciosa y muy reflexiva...Ese cangrejo ermitaño tiene una gran sensibilidad y sabe renovarse,digno y humilde...Tus versos se cobijan en tu propia coraza y a la vez escapan libres y deseosos de la comunicación y el sentimiento...
Mi felicitación y mi abrazo siempre,poeta y compañera.
M.Jesús

Lyliam dijo...

Eso es, un singular en la manada, y lo que lo hace diferente y único. Que se muestre , que abra esa caparazón, solo es también y debe ser signo de libertad. Una hermosa poesía, una hermosa manera de ser.

Ricardo Gonzalez dijo...

Es así el destino te marca, te hiere, tan sutilmente que no te das cuenta, hasta que es tarde y te tornas invisible en la manada...muy bueno. Besos. :)

mis poemas en otras páginas


Abrir nueva pestaña

talleristas maipú

Abrir nueva pestaña

Geo & Feedjit

=============