Registro Propiedad Intelectual POEMAS N° 256.670.-





Si te gusta este blog dale un + al botón naranja

Google+ Followers

Seguidores BLOGGER

domingo, 14 de julio de 2013

Metro


Me interno en el subterráneo
con ese calor y olor impregnado
el rumor es la constante
nadie interrumpe su viaje
nadie sabe del otro o de mí
no caben los pájaros ni las margaritas
solo reinas y reyes taciturnos por turnos en el andén.

Las luces son la vía y la velocidad
una argéntea  bocanada para todos
resucito en cada estación
mi condición es permeable en la marea humana.

Aquí   la relatividad se hace palpable
mi ojo lo aquilata con precisión,
cuantas diatribas se vomitan por celular
lo crepuscular de la mente se hace presente si no hay señal.

Rechinan los años entre los fierros y el cemento
la oruga  traga y  regurgita imparable
busco mi sombra entre tanto destello cenital
y con estupor compruebo que ella se ha quedado expuesta
allá arriba en donde el día clava sus puñales de locura.

Lichazul © Elisa

31 comentarios:

Lucrecia Borgia dijo...

Lo interesante, es que a veces, no sabemos en que estación bajaremos y mucho menos dónde bajarán nuestros compañeros de viaje, el que está dormitando o el que lanza diatribas por el móvil, el que trata de ligar con la chica rubia del asiento de atrás, y ni siquiera el que está sentado en el asiento de al lado.

abrazos domingueros

Rafael dijo...

Bien descrito ese pasaje subterráneo y las sensaciones que despierta en la protagonista.
Un abrazo en la tarde.

TORO SALVAJE dijo...

El metro es un universo paralelo donde las almas viajan apretadas.

Besos.

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Muy buen poema. Es así el subte, tú lo llamas metro, es lo mismo. Es impersonal, todos en su mundo, apurados y sin ver a su alrededor.

mariarosa

Lucrecia Borgia dijo...

¡Mari Mari! ¡Peñi! Inche mülen lob Butalelbun ka chillkatulen Butalelbun, mañumtuwayu tami inkan tami mapu bey mu inche mañumtuwayu peñi, belekaiminten tami newen nalal mapumu ka bemngechi nalan inche peñi tañi wente rupanowal winka.

albert dijo...

aprecciated your blog and much talent y capacitation much kisses

elisa lichazul dijo...

muchas gracias a todos por sus lecturas
los lugares comunes son escenarios y bitácoras imperdibles para expresarse

abrazos !!

Albert , thankyou very much

Innombrable dijo...

wow, y es justo ahí en e metro donde la relatividad se hace palpable.
un abrazo
carlos

Jerónimo dijo...

Una excelente crónica subterránea.
Así es la vida allá abajo, tal cual.
Y nosotros,animales de superficie, nos sentimos asfixiados por la ausencia del sol, del aire puro y de las miradas alegres. Aquí abajo, todo es tragedia, incertidumbre...

Me gustó Elisa.

Miguel Alvarez Morales dijo...

Me gusta cuando un poema da que pensar, me gusta, me gusta y me gustas

Mavi en blanco dijo...

El Metro impersonal y agobiante.Mejor seguir a la sombra que prefiere el Sol.
Feliz día de domingo.
MAVI

elisa lichazul dijo...

abrazos y gracia spor dejar sus huellas hoy acá

MAJECARMU dijo...

Un poema donde la vida pasa frenética entre luces, ruidos y miradas extrañas...Otro mundo, que nos induce a pensar en lo que somos...
Mi felicitación y mi abrazo grande por tu inspiración y tu bella expresividad,amiga.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

Aristos Veyrud dijo...

Con esas puñaladas de locura se pueden recorrer todas las redes de trenes del mundo y no habrá el más mínimo problema!!!
Abrazos!!!

El collar de Hampstead dijo...

Me he visto en ese vagón,y dejando la sombra arriba.
Me ha gustado mucho el poema.
Bss,Carmen

Humberto Dib dijo...

Me gustó mucho la música de este poema, hay dos momentos que quiero rescatar: La aliteración de 'taciturnos por turnos' y luego, el juego también aliterante de la 'g' en 'la oruga traga y regurgita imparable'.
Las figuras retóricas no suelen despertarme muchas emociones, pero aquí me hicieron sentir el ritmo del metro, quedaron muy bien.
Un buen fin de domingo, y el resto de la semana, por supuesto.
HD

Meulen dijo...

Es justo lo que he sentido cuando
he tenido la ocasión de estar allí

muy bien dicho!

VivianS dijo...

Cuántos detalles Elisa, vives la poesía como si estuvieses ahí, apretujada en la muchedumbre desconocida. Nunca viajo en metro pero lo puedo sentir.
Me gusta la oruga, esa imagen.
Besos
Linda semana.

Paty Carvajal dijo...

Una realidad subterránea, es decir, la misma realidad humana, pero bajo tierra, suen fuerte decirlo así, ja... pero todo se ve un poco diferente.. tan automatizado... tan perfectamente imperfecto...

Buenas meditaciones entre versos amiga.

Un beso.

TriniReina dijo...

A veces no basta con huir ni toda la oscuridad del fondo ampara nuestro fondo.
A veces hemos de dejar ese vagón pasar.

Besos

Aniquiladora dijo...

A tu sombra la han detenido los de seguridad por no haber pagado billete. Y es que hoy en día hay que pagar hasta para bajar a los infiernos.

Besos y buena semana!!

Darío dijo...

Toda una amasa anónima ahí abajo, casi infierno... Un abrazo.

elisa lichazul dijo...

muchas gracias a ustedes por aventurarse a bajar conmigo en este texto
abrazos

Rafa Hernández dijo...

En este medio de transporte se suele ver gente de lo más singular y variopinta. Gente que viajas con ellas y ellos a veces más apretujados que con la propia familia. Da un poco de miedo, ya que este medio subterráneo llamado metro, parece que te vaya a llevar directo al infierno. Lo has descrito a la perfección.

Besos Elisa.

José Manuel dijo...

Un mundo subterraneo entre la luz del cielo y las tinieblas del infierno.

Feliz día
Besos

Claribel Alanis dijo...

Hola elisa cuantos sentimientos
encontrados en esas estaciones
que no sabemos donde pararan
nuestros sueños, deseos y porqué
no tristezas...La vida pasa como esa
estación sin nombre y sin destino..
Te dejo un beso..

Sandra Garrido dijo...

Por aquí no hay metro, sólo en las grandes ciudades, y aunque tiene algo especial ese lugar por los variopintos que se encuentran, siempre me pareció impersonal, un lugar de individualismo, donde cada uno va ensimismado con lo suyo, donde no se dan los buenos días, ni puedes leer el pensamiento al de al lado porue siempre piensa en silencio, me gusta la cercanía de los pueblos o ciudades equeñas, entrar a una tienda y conversar con la tendera, llegar a un bar y terminar hablando con los que etán al lado mío en la barra. Se vive menos la soledad.

a mi también me gustó la imagen de la oruga

Un beso y buena semana

la MaLquEridA dijo...

Que feo es ser vomitado con muchos entes sin ninguna relación entre si más que la de ser seres humanos atrapados en su rutina.


Un beso

elisa lichazul dijo...

feliz semana a todos!!!
mill gracias por sus huellas

pluvisca dijo...

Buenisima dsecripción del metro...ese lugar que vomita humanos cada 3 minutos en los andenes...

besos

Pedro Ojeda Escudero dijo...

A veces el metro se convierte en el agujero de gusano de nuestra mente.
Besos.

mis poemas en otras páginas


Abrir nueva pestaña

talleristas maipú

Abrir nueva pestaña

Geo & Feedjit

=============